Noches sin Dormir

¿Cuántas noches hemos intentando dormir sin tener éxito? Esas ocasiones en donde lo único que hacemos es dar vueltas en la cama hasta altas horas de la madrugada sin conseguir un pleno descanso.

El insomnio es la falta de sueño a la hora de dormir. Esto se refleja tanto en la dificultad de conciliar el sueño cuando nos acostamos, como el despertar a cada momento durante la noche, provocando un inmenso cansancio al levantarnos y somnolencia durante todo ese día.

¿Porqué sucede?

Existen muchos factores, entre ellos el estrés y la depresión, lo que provoca que mantengamos nuestra mente ocupada cuando deberíamos estar relajados. Aunque también algunos malos hábitos, como la ingesta de sustancias estimulantes (café, té o colas) cerca de nuestro horario de descanso.

Otras causas pueden ser los ruidos nocturnos; problemas repiratorios, provocando apnea-hipopnea del sueño (cortes en la respiración); problemas urinarios o gastrointestinales, que obligan a levantarnos con frecuencia durante la noche; uso de medicamentos, como anfetaminas y somníferos; tabaquismo y alcoholismo; constantes viajes por diferentes zonas horarias; falta de ejercicio; ruido, exceso de luz y temperaturas extremas en nuestra habitación; síndrome de piernas inquietas; etcétera.

Primero que nada, debemos identificar cuál o cuáles son las causas principales de nuestro insomnio y empezar con algunos cambios en nuestros hábitos diarios:

• olvidar nuestros problemas, es hora de descansar;
• aprender técnicas de relajación;
• evitar consumo de medicamentos y somníferos;
• hacer ejercicio regularmente;
• tomar un baño caliente antes de dormir;
• evitar el consumo de estimulantes (como cafeína, tabaco, etc.) varias horas antes de ir a la cama;
• escuchar música relajante;
• no acostarnos inmediatamente después de cenar ni ingerir demasiados líquidos;
• aislar la habitación de ruidos;
• evitar dormir durante el día;
• mantener una hora para dormir de forma habitual; y
• no dormir menos de 7 y más de 8 horas durante la noche.

En cuanto a la alimentación, es recomendable consumir avena, cerezas, maíz y arroz, principalmente por su alto contenido de melatonina (hormona sintetizada producida por la glándula pineal). Dicha hormona es un poderoso antioxidante y tiene la función, entre otras, de regular los ciclos de vigilia y sueño.

Les dejo un pequeño video de TVE sobre la melatonina:

El consumo diario de esta hormona en dosis adecuada es muy recomendable, principalmente porque su producción natural va disminuyendo con el paso de los años. Algunos suplementos nutricionales la incluyen, por tanto, es altamente recomendable su consumo en combinación con nuestros nuevos hábitos de vida.

No sé que opinen, pero la relajación y tomar un vaso con Optimus, Starbien y Power Maker una hora antes de ir a descansar, a mi me funciona excelente. 😉

Para saber más: nuttré/salud, Wiki/El Sueño, National Sleep Foundation.
Anuncios

One Response to Noches sin Dormir

  1. […] Entre esos síntomas figuran dolor de estómago, ansiedad, pérdida del apetito, dolor de cabeza, insomnio, calambres musculares, náuseas y vómito, palpitaciones, accesos de pánico, sudoración excesiva y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: